Website Ribbon Cursos para/lelos: ¿Justicia? ¡Jueera, bicho!

02 agosto 2006

¿Justicia? ¡Jueera, bicho!

Hace unos días, æclipse µattaru me enviaba esta noticia:

Página/12 - 26.07.06

Caramba, pensamos ambos, ¿cómo era posible que una jueza argumentara sus propias "convicciones religiosas" a la hora de dictar un fallo? El caso era delicado: una joven de 19 años con síndrome de Down embarazada, producto de una violación por un familiar, cuyos padres solicitaban que la Justicia argentina les permitiera practicarle un aborto. El inciso 2 del artículo 86 del Código Penal Argentino prevé este tipo de situaciones al aclarar en forma expresa que el "aborto practicado por un médico diplomado con el consentimiento de la mujer encinta, no es punible si el embarazo proviene de una violación o de un atentado al pudor cometido sobre una mujer idiota o demente", requiriendo para estos casos "el consentimiento de su representante legal". O sea que la jueza, además de cometer la aberración de invocar sus creencias religiosas, encimaba usaba el Código Penal para limpiarse las partes. Pero ayer, la Corte Suprema de la Provincia de Buenos Aires autorizó el aborto. Parecía que el asunto quedaba liquidado y que el tema religioso de la jueza ya importaba bastante poco.

Pero no. Hoy pasa esto:

Porque ahora ya no basta con un fallo judicial, ahora lo que manda es la "ética". O sea, 6 jueces de un total de 9 votan a favor de practicarle el aborto pero viene un Comité de Ética y dice que no y es no y punto. Según Infobae, "el Comité de Etica y el equipo médico del Hospital San Martín" decidieron no practicar el aborto, "tras una reunión de la que participaron también funcionarios de la provincia". ¿Y esto? ¡Vengan todos que hoy vamos a discutir si la dejamos abortar o no! Uno de esos "funcionarios de la provincia" debe ser el que acaba de aparecer en la televisión. El imbécil retrógrado ortoempalado estaba como loco frente a tanto micrófono y empezó a contar que tomó su decisión en el mismo momento en que vio el video de la ecografía, porque "ese bebé se movía y daba vueltas" y fijáte, que como le van a hacer eso, pobrecito. Encima, en el medio encaja que es ingeniero agrónomo, que sabe poco de medicina pero mucho de vida y andá a lavarte los cantos con soda cáustica, pedazo de nabo, comparando mujeres con pedazos de campo. Como no alcanzaba, después de todo eso se despachó con algo así como "si total dentro de 30 o 40 días, se puede... (queda en pausa), con la tecnología que hay ahora, fíjense...". El hijo de puta estaba planteando la opción de inducir un parto muy prematuramente y mantener a ese bebé en una incubadora hasta que estuviera fuera de peligro, como si eso no tuviera consecuencias a corto, mediano y largo plazo. Algo parecido pensó Liliana Soria, directora del hospital, cuando dijo que el caso no está abarcado por el mencionado artículo del Código Penal porque "no es un aborto". Y además, ya que no hay polémica suficiente en torno a este tema, agregó que "está más por nacer que en el inicio de la gestación. Por lo tanto es un embarazo avanzado". Si no se mueve es un aborto, si da vueltas es un parto inducido. You say tomato, I say tomatoe. Siguiendo con el ingeniero agrónomo, cuando a alguien se le ocurrió preguntarle qué iba a pasar después con el bebé, osó responder que "hay mucha gente con ganas de adoptar". Claro, si para una discapacitada embarazada pasar por un aborto no es suficientemente traumático, a este se le ocurre que tiene que parir a su hijo a prepo y regalárselo a alguien. A alguien que por supuesto esté dispuesto a adoptar un bebé prematuro, nacido de una mujer con síndrome de Down y que encima es producto de la violación de un familiar. Si eso no es karma, decíme cuánto hay que poner.

7 comentarios:

Elso R. Azul dijo...

En una breve escala realizada recientemente en Bs As, tuve el privilegio de escuchar media horita el programa de Gonzalez Oro donde se debatía, justamente, este asunto. Era el segmento de programa (o a lo mejor es todo el programa así, qué se yo), donde se leían los mensajes enviados por el público, y sus opiniones.
Maravilloso.
Según el mínimo común denominador argentino, resumiendo las propuestas, había que castrar al violador, a la embarazada, al feto, a toda la familia, a los jueces, a los médicos, a la policía, a los funcionarios provinciales y a González Oro.

Kily dijo...

"Ortoempalado" es un adjetivo que definitivamente voy a empezar a usar. Muy bueno.

aceprax dijo...

Que lindo tener un vecino en la categoría: “País de mierda con legislación retrógrada, médicos cagones, jueces más cagones, y opinión pública y gobierno con el cerebro lavado con salmos y misas trasnochadas de domingo”.

¡Es tan lindo no sentirse solo!

J. Sereneider dijo...

Comencemos con que el voto en la Suprema Corte provincial no fue unánime ni mucho menos.

En televisión apareció un supuesto empresario que dice querer adoptar al bebé y hacerse cargo de los gastos de la madre. El señor seguramente desconozca la cantidad de chicos que ya nacieron y siguen en lista de espera para ser adoptados.

Igual, creo que es cuestión de tiempo nomás: dentro de 300, 400 años la sociedad argentina va a estar en condiciones de hablar decentemente sobre estos temas. Mientras tanto, sigo intentando pegarle a la antena de Radio 10 con una honda, a ver si se cae.

lalorubio dijo...

Es una vergüenza mas de esa sociedad totalmente desquiciada. Muy bueno el post, y concuerdo con lo del adjetivo "ortoempalado", voy ya mismo a la RAE a proponerlo para la próxima edición 2007.

fafa dijo...

En la opinion pública argentina la oposicion al aborto no es masiva ni mucho menos. De hecho, te diría que la mayor parte de la población, si no esta a favor, al menos no se opone.

Hace unos meses la nación on line hizo una encuesta sobre el tema, donde los rubros eran:

a)a favor del aborto
b)a favor en casos de violacion
c)en contra

Los resultados (sorprendentemente, siendo que como ustedes saben se trata del principal diario conservador,y que los resultados de las encuestas suelen ser bastante reaccionarios) fueron de mas del 40% para la opcion "a" y mas del 20% para la "b".

Obvio, es un ejemplo menor, pero igual fue muy lindo saber que quienes arman esas encuestitas, la gente de comunicación de la Universidad Austral (lease opus dei)se querían matar.

Las corporaciones judicial y médica son otro cantar, y estan llenas de hijos de puta.

ladino dijo...

Creo que la clave y símbolo de lo que es la justicia argentina hoy es la actitud en este asunto de la "jueza religiosa" y del resto del aparato burocrático-judicial argentino que, evidentemente a propósito dejaron pasar el tiempo para que sucediera lo que sucedió. ¿Seremos mejores que ellos?