Website Ribbon Cursos para/lelos: Dos de ministros

07 febrero 2007

Dos de ministros

Con respecto a la aprobación de la renuncia de Nicolini, tengo la idea de que es el primer día en años en que todos los integrantes del Senado estuvieron de acuerdo en algo. Y creo que es algo para destacar, más allá de todos los intereses partidarios que estaban en juego. De todas maneras, el asunto es bastante incoherente con el discurso anticorrupción pregonado por la izquierda. Lucía Topolansky no tuvo pudor alguno en confesar que su sector "estaba en conocimiento de la situación desde el mes de diciembre", lo que a las claras certifica que nunca sabremos qué hubiera sucedido si no aparecía la nota de Búsqueda, por más que digan que igual pensaban hacer público el caso. Pero de todas las declaraciones chotas de estos días, me quedo con las de la ministra de Salud Pública, María Julia Muñoz, a la que calculo que tantos años de borocotóborocotóchaschas le están haciendo mella en el intelecto y cuando va al Parlamento dice cosas así:

Parece que después de una rigurosísima investigación de su ministerio sobre el caso, se concluyó que la culpa es de la "debacle del sistema" actual y los "obsoletos soportes informáticos que existen en el hospital Pasteur". Los registros del Pasteur se hacen en un libro, así que en vez de obsoletos bien podría haber dicho inexistentes. De paso le hace bombo al futuro Sistema Nacional de Salud, su proyecto estrella, diciendo que una vez puesto en marcha, "todas esas falencias quedarán a un lado". Contáte otro, María Julia. En definitiva, que lo que más molesta de esta clase de asuntos, no es que sean tan garcas como cualquier otro, sino que nos tomen por boludos. Nicolini queriendo hacer creer que desconocía necesitar un carnet de asistencia para atenderse en Salud Pública o que su hijo -estudiante de Letras- no lee un papel antes de firmarlo, Topolansky jurando que esto iba a hacerse público aun sin periodistas de por medio y Muñoz imputando todo a algo que ni ella misma sabe qué es. Pero como se ve que para algún parlamentario, la "debacle del sistema" no era suficiente, le preguntó si había algún responsable con forma humana. Y fue cuando María Julia mencionó como al pasar que quien le había otorgado el carné a Nicolini era un becario de 22 años, estudiante de arquitectura, "que no está preparado para esa función". Ahora sí se puso bueno. No se entiende cómo nadie le cuestiónó que si no está preparado para ese trabajo, por qué no lo ponen a cebarle mate a los policías de la puerta. Pero la cosa no terminó ahí, sino que la ministra lo defendió aduciendo que "no se dio cuenta ni quién era Nicolini. Yo a un tipo así, aunque sea una irregularidad, no voy a tomar ninguna medida", lo cual es toda una garantía para la inamovilidad de los empleados públicos, así sean unas mulas iletradas. Pero no es el caso: este es un universitario de 22 años, al que hay que sancionar ya, no por inepto sino por burro ignorante.

·····················································································

Si a Gargano le quedara algo de vergüenza, debería renunciar hoy mismo. Hoy de mañana, consultado acerca de la noticia publicada en algunos medios sobre la próxima visita de Bush a Uruguay, declaró no estar al tanto de la misma y llegó a ponerla en duda, dada la poca anticipación con que se anunció (ver video). Pocas horas después, Presidencia confirmaba la noticia a los medios (acá y acá). Se entiende, Gargano es un inútil al cuadrado, ¿pero hay necesidad de hacerle estas camas permanentemente a ver si se va solo?

7 comentarios:

lalorubio dijo...

Totalmente de acuerdo. Nos toman por boludos todos. Quedáte tranquila que nunca se hubiera sabido si no lo publicaba Búsqueda, el MPP tenía los datos bien guardaditos. Son los más hipócritas porque se pasan haciendo gárgaras de moralinas.

Lo de María Julia es otra barbaridad, pero ¿te sorprende? No hay más que verle la pinta de vieja meretriz de 60 carnavales. En cuanto a Gargano ha sido el tipo más humillado en la historia del Ministerio de RREE. Yo ya no sé si queda por el sueldo o por idiota.

Anónimo dijo...

Gracias Búsqueda por venir a esclarecer a los pobres tontos uruguayos!!!! Gracias Gandini, Abdala y sus correligionarios por esos discursos iluminados en la sesión de la Comisión del Parlamento. Gracias dueños de los medios por sesgar la información y emocionarse tanto con el caso Nicolini. Gracias a los periodistas ecuánimes que le hacen prensa a los blancos en informativos de AM... ANDÁ A CAGAR!!!

Carlos López Matteo dijo...

Hace varios meses que descubrí a Daniela y a su implacable exposición del lamentable periodismo uruguayo actual. Sus entradas me divierten, pero también me duelen, porque ejercí esa profesión durante muchos años. Como me duele el comentario de anónimo, que revela un problema de muchos uruguayos: se encasillan en un partido,una ideología, o hasta en un club de fútbol, y es como si se volvieran cuadrados. Son incapaces de debatir sin ver una siniestra conspiración promovida por quienes no piensan como ellos.¿Qué habría dicho anónimo si un blanco o colorado hubiese usado un carné de pobre? El asco que me produce la actitud de Nicolini es el mismo que tendría si Gandini o Abdala, por citar los ejemplos que usa anónimo, declarasen que no tienen ingresos y se asitiesen en hospitales públicos. ¿Por qué tanta gente, de izquierda y de derecha, de Nacional y de Peñarol, usa una doble moral?

Estoica dijo...

Nicolini es un imprensentable y no tiene defensa posible. Es muy positivo que haya investigaciones que permitan denunciar estos hechos de corrupción. Lo curioso es que un semanario independiente como Búsqueda, tuviera que esperar al gobierno del Frente para ocuparse de la corrupción de los funcionarios.

ladino dijo...

Daniela, el amigo Ano... o es un desmemoriado o tiene 15 años. Si fuera una persona en serio seguramente recordaría que en el primer lugar donde se leyó un reportaje al general Medina reconociendo la tortura como práctica habitual fue en Búsqueda. Claro, este chiquilín quiere matar al mensajero. Seguramente fue algún medio de prensa que le aconsejó a Nicolini falsificar el famoso fax que lo sacó de Diputados. También es probable fueran los medios que le sugirieron al MPP comprar mercadería fallada, doblar la apuesta y llevar al Senado a Nicolini: como lo echaron de Diputados ahora lo ponemos entre los 33 tipos más importantes del país después del presidente.Deben estar haciendo turnos para cagarse a patadas en la sede de Barbato con la máquina que deben haber fabricado para la ocasión:cuatro zapatos, una manija, una cadena de bicicleta. Me encantaría saber como se enteró este muchacho Ano(si es que leyó los diarios o escuchó algo mas que CX36) de las cagadas de Milka Barbato, de los viajes de los directores del BHU para operaciones pelotudas en USA, llevándose familia y médico con mi plata y la del papá de este botija. Lo que tal vez él quiera es que los medios estén atentos sólo a la corrupción de los otros, pero no, esto no funciona así. Y te juro muchacho que si en este país se hiciera periodismo en todos los medios deberías acostumbrarte a que todo sería más transparente. Hoy no es así y por algo un maestro como Lopez Matteo no tiene mucho espacio en medios que informan poco y entretienen mucho. Por lo menos botija queda, te guste o no Búsqueda, Brecha, La diaria, Qué pasa y (a veces) El Observador de los sábados.

Anónimo dijo...

Me parece bastante obvio que las críticas de blanquicolorados a Gargano están hechas con el expreso propósito de que NO se vaya del ministerio.
En efecto, Tabaré jamás dejaría que se vaya por efecto de las críticas blanquicoloradas, y por lo tanto se queda y ellos lo siguen criticando, con un relativo éxito mediático y político.
Si no echaron a Lausarot por declarar que "son esas gauchadas que uno hace en la política", no van a echar a Gargano por sus discrepancias públicas con la línea del gobierno. Y una LINEA para Arbilla: Cuando él dirigía la oficina de prensa de Presidencia allá por el 74/75, estábamos mejor. Viva la libertad de emprensa!

lalorubio dijo...

Excelente el comentario de "Ladino" (¡pobrecito el primer anónimo!).