Website Ribbon Cursos para/lelos: Oiga, doctor

22 mayo 2009

Oiga, doctor

El miércoles pasado, en ocasión del festejo de sus 74 años (no 75, como publicó El País con su habitual retorcimiento informativo), José Mujica se jactó -tan en broma como en serio- de su estado de salud, en relación a los diversos incidentes sufridos por sus adversarios políticos. Según la crónica publicada por Observa, el homenajeado comentó:

Uno se cae del caballo y se quiebra (por Pedro Bordaberry). El otro baja una escalera y se rompe un tendón (por Luis Alberto Lacalle). Y ahora Danilo (Astori) se engripa. Yo que supuestamente soy el más viejo, ando fenómeno.
Al parecer, el fenomenal estado de salud no incluye su tan característica amnesia selectiva, que le impide recordar que en diciembre de 2004 permaneció internado 26 días a raíz de una vasculitis, una afección del sistema inmunológico que produce la inflamación de los vasos sanguíneos y cuyo origen concreto todavía no ha podido ser determinado médicamente. Tanto así que el equipo que en aquel entonces atendió a Mujica, tardó varios días en identificar la dolencia.

Si bien existen diversas variantes de la enfermedad, de acuerdo a los detalles sintomáticos comentados por Lucía Topolansky en una entrevista con Sonia Breccia en febrero de 2005, la vasculitis que afecta al precandidato correspondería a un cuadro de poliarteritis nodular, que afecta particularmente a la piel y los riñones, entre otros órganos. Durante su internación, Mujica debió ser sometido a tres sesiones de diálisis debido al deterioro renal que padecía en ese momento. Incluso en la misma entrevista, su esposa recuerda que tres personas ofrecieron donar uno de sus riñones por si se llegaba a plantear la posibilidad de realizar un transplante.

¿Qué implica la enfermedad de Mujica? Nada grave, aunque siguiendo la lógica editorial de El País, el diagnóstico variaría según la filiación partidaria del médico opinante. Si bien la enfermedad no tiene cura, los actuales tratamientos basados en medicamentos inmunodepresores garantizan que el afectado pueda mantener su habitual ritmo de vida, examinándose con cierta periodicidad para controlar el desarrollo de la patología.

Esto no implica que haya que prestar más atención a su posible acompañante en la fórmula presidencial. De hecho, los cuestionamientos a la salud de los candidatos políticos -salvo en los casos de enfermedades terminales- siempre me resultaron de una estupidez soberana, más que nada porque nadie está libre de que lo pase por encima un camión. Lo que irrita es que Mujica se de el lujo de hacerse el guaso teniendo semejante espada sobre la cabeza.


Mujica entrevistado en Pan y Circo, después de la internación

5 comentarios:

Marujita dijo...

El viejo está hecho mierda. Lamentablemente hay todo un ejército de infradotados que lo van a votar igual y esa chance de ser presidente lo tiene convencido de que es Superman. En un país serio lo lógico sería que se jubile, se tome sus pastillitas, se vaya a plantar lechugas y le deje el espacio a gente más joven y sana. Los uruguayos, en cambio, preferimos tener de presidente a un viejo achacoso.

Diego Suárez del Corral dijo...

Yo me pregunto con bastante frecuencia: ¿Quien va a ser el potencial Pacheco de Mujica? No es mal negocio para Astori agarrar esa vicepresidencia.

Mientras tanto, sigo buscando al que le gano a Napoleón, que era más viejo que Napoleón.

elio cesar dijo...

absolutamente de acuerdo , si el gana no creo q pueda terminar el mandato , el vice q se consiga va a estar en la lupa de todo el mundo .
marujita no se si en los paises serios los jubilaban ariel sharon andaba echo pelota y lo votaron , boris yeltsin era tambien un viejo borracho y casi no llega al final , y en USA si hubiera llegado mac cain hubiera terminado gobernando la facha de mierda de sarah palin .
pd en mi blog les dejo unasreflexiones sobre la moral y las tetas www.posmodernoygay.blogspot.com.

benito dijo...

Supongo que la posibilidad de una fórmula Mujica-Astori depende muchísimo de la diferencia de votos entre ambos en las internas, y si la misma es -como parecería ser- de una gran ventaja para Mujica, su "barra" se las va a arreglar para tener al astorismo -una propuesta muy distinta a la del MPP-PCU- lo más lejos posible de la presidencia. Puede ser que el cálculo electoral los incline a meter un vicepresidente moderado o más inclinado al centro, pero me parece casi imposible que el mismo tenga una autonomía o poder significativo. Aunque Mujica espiche a la semana.

No había entre Gestido y Pacheco la distancia que hay entre Mujica y Astori. Además, se supone que cualquier gobierno frentista tendrá que actual acotado por algunas de las atrocidades que quedaron impresas en el actual programa del FA.

Marujita dijo...

Escribí un post sobre este asunto que más de uno debería leer porque hay varias cosas que son tabú y no se dicen en ningún lado.