Website Ribbon Cursos para/lelos: Cómo cagar un diario más o menos bueno

30 junio 2008

Cómo cagar un diario más o menos bueno

El Observador deja de usar correctores. Fasano cambia su personal a un ritmo de media redacción cada dos meses. El País contrata buenos periodistas jóvenes por chirolas mientras mantiene a vejertos impresentables a sueldos de diplomático. ¿Cómo hacen los empresarios periodísticos más serios para hacer mierda sus propios diarios?

Nos lo cuenta Pablo Pardo, del madrileño El Mundo, a propósito de la primera visita de Rupert Murdoch a su nueva fábrica de hard candies: el muy neoconservador The Wall Street Journal. Ajo y agua, queridos colegas de por allá. ¿Vos no estabas para sacar la foto, Dani?

Otrosí, después de leerlo verán cuán justificada está la etiqueta "obituario" para este post.


ASPIRA A QUE EL 'JOURNAL' SEA COMO EL 'TIMES'
El periodismo 'serio', según Rupert Murdoch

PABLO PARDO

WASHINGTON.- A veces, una simple caja de cartón puede hacer las funciones de un pedestal. Así lo debieron de pensar los redactores de 'The Wall Street Journal' el pasado 13 de diciembre, cuando Rupert Murdoch, cuyo conglomerado News Corporation acababa de comprar ese periódico y todas las demás cabeceras de la empresa Dow Jones, se dirigió a una plantilla que le profesaba una mezcla de odio y desprecio indisimulados subido a una caja en la que se guardaban folios para las impresoras.

Fue el primer encuentro de Murdoch con sus nuevos empleados, una casta periodística que no se distingue exactamente por su humildad, y a quienes el nombre de su nuevo dueño les recuerda lo contrario de lo que se supone que el 'The Wall Street Journal' es: sensacionalismo, chicas en 'topless', interferencia de la propiedad del medio en su línea editorial, noticias cortas y un inequívoco tono conservador (esto último es algo muy peculiar para 'The Wall Street Journal', cuya sección de noticias es la más izquierdista de la prensa estadounidense, mientras que la de Opinión es la más conservadora).

Son unas diferencias irreconciliables. Acaso porque, como señala Mark Bowden –ex redactor del Journal– en el último número de la revista The Atlantic Monthly, Murdoch está en la línea de magnates como Hearst o Pulitzer cuando "los periodistas no eran escritores, sino macarras y estafadores".

Murdoch quiere hacer un poco más macarra el periódico que acaba de comprar, para que arrebate el título de diario de referencia de EEUU 'The New York Times', la némesis del Partido Republicano y, de paso, el único diario aún más elitista que 'The Wall Street Journal'. Y, más o menos, así se lo ha explicado a la plantilla. Primero, en su reunión de diciembre. Y ahora, en otro encuentro, hace un mes, en California. Éstos son los 'Cinco Mandamientos de Rupert Murdoch' para que sus chicos del 'Journal' se coman a los del 'Times':

1. "No te pasarás editando los textos". A Murdoch le molesta que en 'The Wall Street Journal' corrijan los textos hasta dejarlos absolutamente impecables. "En este momento, cada historia en el diario está siendo corregida o editada, en promedio, por 8,3 personas. Todo el mundo que ve una noticia dice «qué pasa con esto, qué pasa con esto otro", dijo en mayo.

2. "Escribirás noticias cortas". Eso es algo que provoca sarpullidos a los redactores del Journal, porque les parece que es caer a los niveles de 'Financial Times', un periódico que siempre ha tratado, sin éxito, de alcanzar el puesto prominente del diario financiero neoyorkino. Pero Murdoch opina que las noticias eternas que son marca de la casa de The Wall Street Journal no tienen razón de ser: "No hay una sola noticia en la que no puedas meter todos los hechos en la mitad de espacio".

3. "Buscarás exclusivas". Una de las primeras consignas que Murdoch dio a los jefes de The Wall Street Journal es que quiere exclusivas. Algo más que notable porque ese diario destaca, entre otras cosas, por las noticias que levanta, sobre todo en su edición online. Pero eso no es suficiente. Como dijo en mayo, "tenemos que tener más periodistas donde los necesitamos".

4. "No buscarás el prestigio". A Murdoch no le importa demasiado la respetabilidad. En la reunión de diciembre, su mano derecha en 'The Wall Street Journal', Robert Thomson, explicó a la redacción que "es importante ser respetado; pero quedar enterrado en la historia es, ciertamente, mortal". El dueño de News Corporation, además, opina que la presión de internet está haciendo que los periódicos hayan iniciado una carrera cuesta abajo en cuestión de calidad.

En otras palabras: hay un amplio margen para empeorar. El mes pasado ya dijo que las empresas de medios impresos de EEUU "han realizado todas las reducciones de costes posibles en la producción, pero no en el periodismo. Ahora van a empezar a hacerlas en el periodismo, y éste se va a deteriorar tremendamente".

La estrategia comercial de Murdoch refleja que el prestigio no le importa. Dentro de unos meses, 'The Wall Street Journal' se venderá conjuntamente con el tabloide 'The New York Post', también de News Corporation, por un dólar (0,64 euros).

5. "Asumirás riesgos". Sacar más exclusivas, editarlas menos y no preocuparse por la reputación equivale a asumir grandes riesgos. En el primer trimestre del año, el número de rectificaciones en 'The Wall Street Journal' ha crecido un 25% en relación al mismo periodo de 2007. Aunque eso no parece preocuparle a Murdoch. Porque, como dijo Thomson, "el que se quede quieto, será arrasado".

Y, aunque eso no lo dijo, el que no esté de acuerdo, puede irse, como ya ha hecho una parte considerable de la plantilla de 'The Wall Street Journal' desde que el diario pasó a manos de News Corporation. Es algo que a Murdoch parece que no le importa. Ahí está para confirmarlo la frase con la que se despidió de sus empleados en diciembre: "Bueno, esto es todo lo que tengo que decir. Así que volver a vuestros sitios y aseguraros de que no os pisen ningún tema mañana".


Ver comentarios anteriores

1 comentarios:

Palbo dijo...

Sonrisa blanca con olor :D