Website Ribbon Cursos para/lelos: El huevo, la gallina y todos cacareando

22 enero 2007

El huevo, la gallina y todos cacareando

Finalmente, la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) hizo pública la discutida selección de textos para la enseñanza de la historia uruguaya reciente (1945-2004). Como recordarán, a fines de 2005 la ANEP publicó un llamado dirigido a historiadores y docentes de historia para el dictado de cursos sobre "la época contemporánea en Uruguay y el mundo" y para la elaboración de una guía de apoyo para esas clases. El plan era incorporar a los programas de la materia los últimos 40 años de historia política, social y económica del Uruguay, para lo cual se editaría un manual recopilatorio de diversos autores que constituiría "una representación pluralista de enfoques". Los historiadores seleccionados para la compilación de los textos fueron Alvaro Rico, Vania Markarián y Carlos Demasi. Fue justamente a raíz de algunas declaraciones de éste último durante un seminario que arrancó la polémica acerca de la posible subjetividad de los contenidos seleccionados. Los nacionalistas consideraban que los docentes elegidos eran ideológicamente afines al Frente Amplio y los comentarios de Demasi - acerca de la responsabilidad de Wilson Ferreira Aldunate en los resultados electorales de su partido en 1984 - no hicieron más que darles el pie que estaban esperando para salir a reclamar que se incluyeran todas las visiones sobre el tema (o sea, la de ellos). Después de algunos días de debates y pedidos de destitución, los blancos se calmaron y empezaron a preocuparse por cosas verdaderamente primordiales, como llamar a la ministra de Salud Pública al parlamento para conocer su postura respecto a una eventual legalización de la marihuana.

Como el verano político venía extremadamente tranquilo - exceptuando el asunto papelero que ya nos tiene los huevos al plato -, el diario oficial del partido blanco decidió que era hora de levantar un poquito los ánimos y ayer se despachó con una nota manipuladora que seguramente provocaría que hoy algunos finados políticos interrumpieran sus vacaciones para protestar sin razón. Apostaría algún que otro peso a que ninguno de los payasos que salieron hoy a hacer declaraciones acerca del manual perdió media hora de tiempo en leer siquiera una de las 437 páginas del texto. Seguramente, las únicas referencias que conciben son los extractos consignados en la nota publicada ayer por El País, cuyo autor tampoco parece haber dedicado demasiado rato a leerlo en profundidad. De otra manera no se entiende que salgan a cacarear cual gallinas asustadas por lo que consideran una visión parcializada de la historia.

El manual contiene fragmentos de libros o artículos de más de 50 autores nacionales y extranjeros. De acuerdo a su presentación, la estructura de los temas y autores "responde a una periodización histórica basada en cuatro etapas: 1) Crisis; 2) Dictadura; 3) Transición a la democracia; 4) Restauración democrática." Es de este último capítulo que El País extrae algunos fragmentos para afirmar que "si blancos y colorados estaban preocupados por cómo se iban a presentar la dictadura y el período previo en los cursos de Historia, cuando conozcan las apreciaciones de sus gobiernos es probable que se enfurezcan." Si El País hiciera las cosas como debe, donde dice "las" debería decir "nuestras" porque pocas veces se ha visto un manejo tan demagógico de la información. Por ejemplo:

Este es el texto del manual: "Como dijimos, la faena principal del primer gobierno de la posdictadura fue consolidar la pendiente transición democrática que habían dejado notoriamente inconclusa los militares, lo que finalmente se realizó de modo polémico y en el marco de fuertes controversias, en particular con la sanción parlamentaria de la Ley de Caducidad de la Pretensión Punitiva del Estado, votada en el Parlamento en diciembre de 1986. Esta norma fue objeto de severas acusaciones, como veremos, por la oposición de izquierda y sectores blancos y colorados que, juzgándola como una ley 'de impunidad', apoyaron a las organizaciones de derechos humanos y en especial a la de Madres y Familiares de Detenidos Desaparecidos a los efectos de completar los requisitos legales para someter la ley aprobada al recurso de referéndum popular (...) Merece destacarse que la ley le entregaba la llave de toda posibilidad de investigación y búsqueda al Poder Ejecutivo, el que además debía decidir qué casos se investigarían y quiénes los llevarían adelante".

Si bien Sanguinetti fue el principal impulsor de la ley, la misma fue ratificada por un 55,44% de la población, lo que deja clarísimo en manos de quién estaba la llave. Otro de los puntos destacados por El País es la crítica a "las decisiones adoptadas durante los gobiernos de Sanguinetti en educación y derechos humanos":

La definición de la ANEP como "una institución con déficit de democracia" está incluida en el texto seguida de la frase "si se toma en consideración la forma de administración de la Enseñanza Pública que precedió a la ley 14.101, redactada por Sanguinetti como ministro de Educación de Juan Ma. Bordaberry". Cabe recordar que el artículo 40 de dicha ley eliminaba las Asambleas Nacionales de Profesores, con lo que evidentemente la naturaleza democrática de la ANEP es cuestionable por cualquier persona con dos dedos de frente. Lo que recuerda Caetano (pero que casualmente no reproduce El País) son "los repetidos choques de Rama con el Partido Nacional y su visión de la Historia Patria". Sería lógico preguntarse por qué el partido blanco no se deja de joder de una buena vez y saca un libro con la versión de la historia que más les guste, en vez de andar pidiendo destituciones de cuanto docente cuya perspectiva no les convenga.
Dudo que Sanguinetti (quien inteligentemente se ha excusado de hacer declaraciones por "encontrarse de vacaciones") pueda siquiera intentar debatir acerca del contenido del manual en referencia al tratamiento de derechos humanos durante su gestión. Desde su incuestionable promoción para la promulgación de la Ley de Caducidad durante su primer período de gobierno, hasta el hecho de ignorar cuanto reclamo se hiciera sobre el tema en su segunda magistratura, la postura de Sanguinetti frente al tema es indiscutible. La aparición de la nieta de Gelman demostró que tan sólo un poco de buena voluntad le hubiera sumado algún que otro puntito al Foro Batllista, en vez de servírselo en bandeja a Jorge Batlle. Fue durante el segundo gobierno de Sanguinetti que comenzaron a aparecer algunas señales desde el lado militar, sobre todo a partir de la publicación de la carta del capitán de navío (r) Jorge Trócoli en El País, donde "confesaba su participación directa en prácticas de tortura y realizaba una serie de consideraciones acerca de las causas del terrorismo de Estado y el revisionismo sobre los crímenes cometidos durante la dictadura", de acuerdo a lo contenido en el manual. Los reclamos de Juan Gelman, incluida su famosa carta, fueron olímpicamente ignorados por Sanguinetti, quien insistía en tapar el sol con una mano. A propósito de esa postura, el texto de la ANEP hace referencia al libro de Fernando Butazzoni que recoge diálogos entre Líber Seregni y Mauricio Rosencof, donde éste último manifiesta: “(...) quería referirme (...) al respeto que llegamos con Medina (último comandante del ejército durante la dictadura), que fue un hombre del proceso pero también fue un hombre clave de la transición a la democracia. Un día (...) tuvimos un diálogo muy sencillo: Bueno, ¿qué hacemos con el otro tema? Y nos pusimos a conversar(...). Y él lo decía con claridad: Sanguinetti no quiere que se hable de esto porque va a hacer agua por todos lados. La orden superior es decir que acá no hay desaparecidos. Sabemos que eso no es así. (...) Ahora, si surge con responsabilidad de un diálogo un entendimiento, una alternativa para que esto funcione de tal manera que se llegue a una solución, nosotros podemos hablar con Sanguinetti”. Más claro, echále agua.

Las palabras exactas del historiador Gerardo Caetano son: "Luego de la muerte de Wilson Ferreira Aldunate, ocurrida en marzo de 1988 (que dejó el camino más abierto a un cada vez más pujante Luis Alberto Lacalle)...". Acá es donde la sintaxis pesa y mucho. ¿Es que acaso Lacalle podría salir a chillar por un comentario que no hace más que reflejar la realidad de lo ocurrido? Se ve que sí, porque según consigna hoy el diario El País, el ex presidente blanco declaró que no le sorprende lo escrito en el libro del Codicen porque sus integrantes "carecen de la necesaria serenidad como para analizar los acontecimientos". Además agrega que el ex mandatario consideró que "es notoriamente incompleta la información que se brinda porque nada de lo positivo" que se hizo durante su Administración se enumera. En ese sentido, repasó una lista de elementos que consideró destacables durante su Presidencia: "duplicar el presupuesto de enseñanza, de salud, bajar la pobreza a la mitad y un desempleo normal en ese tiempo era del 7 u 8% no se menciona". Bueno, esta es la real demostración de que ni Lacalle padre ni su Lacallito (quien lógicamente también anduvo cacareando) leyeron una sola línea del texto en cuestión que remarca que, a pesar de los "frenos" que significaron el resultado del referendum contra las privatizaciones de los entes estatales y la no aprobación de la reforma de la seguridad social, "el gobierno de Lacalle pudo avanzar en varias de sus iniciativas y reformas", entre las que destaca la incorporación de Uruguay al Mercosur. Según señala el texto, Lacalle "promovió de manera acelerada la incorporación de Uruguay al proyecto regional, a partir de lo que advertía con lucidez: quedar fuera del acuerdo generaría consecuencias fuertemente negativas para el comercio uruguayo." Caetano opina que dicha acción "fue una jugada audaz y certera del gobierno de Lacalle" que además estuvo respaldada por "los cuatro partidos con representación parlamentaria". Con respecto a la evidente preocupación de Lacalle acerca de los números de su gestión, el historiador destaca: "De todos modos, debe señalarse que los indicadores sociales continuaron, y en algunos casos se profundizaron, el ritmo de la mejoría verificada en el período anterior. Por citar sólo un ejemplo, los índices de pobreza, que en 1986 afectaban nada menos que al 46,2% de los uruguayos, en 1994 había descendido a un 15,3%.” A lo que ni Lacalle padre o hijo aluden en ningún momento (ni tampoco aclara demasiado El País) es a este pasaje del manual: "El proceso de privatizaciones (se refiere a la apertura a las inversiones privadas en PLUNA, los servicios portuarios, algunos bancos y el negocio de los seguros) se vio afectado por las denuncias de irregularidades y ganancias ilícitas que terminaron con el procesamiento de algunas de las figuras más relevantes del gobierno de Luis A. Lacalle y la anulación de la reprivatización del Banco Comercial, vendido a un financista internacional con supuestos avales de bancos italianos”. Desconozco qué clase de whisky berreta están tomando Lacalle e hijo que les impide acordarse de esta clase de cosas. Aparentemente ya se olvidaron del procesamiento penal de Enrique Braga, ex ministro de Economía y presidente del Banco Central durante su gestión, de su asesor personal Daniel Cambón o del presidente del Banco de Seguros Julio Grenno. Lacalle padre debería estar agradeciendo de rodillas que no se haya hecho mención alguna a su currito del grabado de vidrios en el BSE o de la participación accionaria de su mujer en la cuestionable venta del Banco Pan de Azúcar o de los sobres con varios verdes adentro que la misma Julita levantó en varias oportunidades.

Acerca de la apreciación que Gerardo Caetano realiza sobre el gobierno de Jorge Batlle, El País destaca lo siguiente:
El texto manifiesta que mucho podría decirse sobre la gestión de Batlle al frente del gobierno que ha terminado. Tal vez falte perspectiva para juicios concluyentes, pero algunos pocos comentarios pueden acercarse. Alguien que, como Jorge Batlle, no había necesitado ser presidente para ingresar como figura de destaque en la historia política nacional, no logró demostrar en el ejercicio de la primera magistratura un desempeño acorde con sus antecedentes y las expectativas generadas". Personalmente, creo que la historia (y no ésta, a la que tal como dice Caetano, le falta "perspectiva") será generosa con el gobierno de Batlle. Sobre todo teniendo en cuenta qué tan abajo habíamos llegado y donde nos situábamos al término del mandato. Lo que nadie en su sano juicio puede negar, y es a lo que hace referencia el historiador, es que "la verborragia imprudente que ganó al presidente y sus errores muy graves en el plano de la comunicación política" fueron los factores principales que afectaron su "popularidad" y su "credibilidad gobernante" ¿o es que acaso ya nos olvidamos de cuando Batlle nos alentó a endeudarnos en dólares?

Por último, un poco porque ya me aburrí y otro porque se está haciendo larguísimo es la referencia a la gestión frenteamplista en la Intendencia Municipal de Montevideo. Uno de los capítulos, basado en textos de Demasi, Rico y Marcelo Rossal, atribuye la victoria presidencial del Frente Amplio a "la obtención y buena gestión administrativa desarrollada en la IMM durante tres lustros, desde las elecciones municipales de 1989 hasta la reelección del arq. Mariano Arana en el cargo de Intendente, ahora con el apoyo de más de la mitad de los montevideanos, en un país que concentra más de un millón y medio de habitantes en su capital". Como era lógico, Lacalle hijo convocará a las autoridades del Codicen ante la Comisión Permanente del Poder Legislativo para que aclaren las expresiones vertidas en el texto y pedirá conocer los fundamentos por los cuales se afirman que la gestión del FA al frente de la IMM fue "buena". Bueno, eso es lo único en lo que voy a estar de acuerdo con Lacallito porque por más que trato de convencerme acerca de las bondades de la gestión de la izquierda en la intendencia, todavía no lograron seducirme.

Evidentemente, el manual no es precisamente el paradigma de la objetividad histórica - ¿acaso existe tal cosa? -, dada la diversidad de opiniones y visiones contenidas en el mismo (incluso la de Ramón Díaz, para los contras) y tampoco se constituye en el único texto al que deben remitirse los docentes. La recopilación servirá de guía para los profesores de la materia, principalmente para los egresados durante la última década y a quienes se subestimaría si se piensa que repetirán cual loros todo lo que diga el escrito en cuestión.

25 comentarios:

Marujita dijo...

Impresionante. No tengo nada que agregar, ni comentar. Salvo que Caetano se quedó corto con las críticas al gobierno de Lacalle y vos también, pero no tengo ganas de seguir. Apoyo tu propuesta para que los blancos saquen un libro con su versión de la historia. Más considerando que tuvo escasa difusión su visión de la historia, dado que los libros de historia tradicionalmente tienen en cuenta la visión de los colorados, algo lógico considerando las pocas veces que los blancos fueron gobierno.

Una sola discrepancia tengo con vos. La gestión del Frente en la IMM no fue homogénea, tuvo altos y bajos, pero no puede discutirse que fue mucho mejor que las gestiones anteriores, donde hasta hubo episodios de robo que fueron públicos. Podés discutirla todo lo que quieras, pero el Frente ganó tres veces la Intendencia y ese es el mejor arguemento para evaluar la calidad de la gestión.

Para terminar, quiero agregar que según diario oficial blanco: "Lacalle Pou hoy califico a los textos, en declaraciones a radio Carve, de periodismo partidario". Ruego que Lacalle Pou no deje de opinar, es más, me encantaría que participe más activamente en este debate.

Kily dijo...

¿"El Frente ganó tres veces la Intendencia y ese es el mejor argumento para evaluar la calidad de la gestión"? ¿Se aplica lo mismo para Menem, que ganó dos veces la presidencia argentina? ¿O para los colorados, que ganaron casi todas las veces la presidencia uruguaya? Qué poquito, por favor...

Marujita dijo...

No suelo discutir con periodistas partidarios, pero voy a hacer una excepción dado que ni vos, ni Lacalle Jr. entienden.

El primer gobierno de Menem fue mucho mejor que el de Alfonsín, y ni hablar de que los gobiernos colorados siempre fueron mejores que los escasos gobiernos blancos, porque lo que cuenta es la opinión de la mayoría. Claro que si creés que formás parte de un grupo de iluminados que tiene la razón, jamás vas a lograr entenderlo.

Cucumelo dijo...

Bush, Menem y, por diferente motivo, los integrantes de Adeom, sonríen ante tu lógica.

Bueno, en el caso de Adeom ya no sonríen tanto. Lo que pasa es que no todas las intendencias pueden ser como la de TV, donde se divirtieron de lo lindo.

Marujita dijo...

Me parece que estás equivocado, Cucu. Adeom se debe haber divirtido mucho más en las Intendencias coloradas.

Me cuesta razonar con un hongo que ve el mundo en blanco y negro, pero voy a intentar. Mi lógica se aplica a los malos, es verdad, pero también sirve para los buenos. No existe la objetividad para definir la calidad. Por eso, nada mejor que la opinión de la mayoría. Para entenderlo sólo necesitás ser democrático. Es la lógica del ganador, algo difícil de aceptar por los perdedores.

ladino dijo...

Estimada Daniela, primero es lo primero. El disparate aquí es pensar que la historia reciente es historia y se puede medir como tal. Lo que pasó ayer o antes de ayer es material para sociólogos, politólogos y otros ólogos vinculados a las ciencias sociales que estudian lo que está pasando hoy. Por algo no se le pone el nombre a una calle de un tipo que está vivo o murió ayer.Tal vez terminemos descubriendo, cuando tengamos perspectiva histórica de que los personajes que en vida nos parecían unos cracks resulta que, después de muertos, cuando el halo de santidad que a las personas da la vejez desaparece, nos enteramos que el tipo fue un reverendo hijo de puta. Tal vez por eso también el Vaticano antes de Escriva, se tomaba su tiempo para santificar personajes. Los hechos superan las opiniones cuando tenemos la perspectiva de todo el bosque. Entonces, señores del Codicen cambien el nombre del paquete de artículos, póngale algo así como "Discusiones sobre la realidad política, económica y social", si desde un principio se hubiera tenido esa perspectiva seguramente se hubieran integrado politólogos, economistas y sociólogos a la elección de contenidos y, estoy seguro todos hubieran ganado. Lo que más me preocupa es que si no fuera por éste ruido el nene de Lacalle no estaría intentando aprovechar ahora que los políticos de verdad están en La Paloma, Punta del Este o Las Cañas, perdiéndose con todo esto la reunión de ex alumnos del British. Ahora lo segundo, La Intendencia de Montevideo y su influencia en el triunfo del EP-FA-NM y todas las siglas que futuras coaliciones le agreguen. Es indiscutible que la prueba piloto administrando los pozos del 50% de los uruguayos fue válida y algo aprendieron. También frente a la gente demostraron que, si podían ser gobierno de la mitad porqué no de todo el paquete. No aprendieron nada sobre el enfrentar a las corporaciones. Ernesto de los Campos peleó y murió al pedo. Y aquí acepto que vuelve el tema de la perspectiva histórica. Tal vez recién en 20 o 30 años de purgas, saneamientos y transparencia en la Intendencia y ahora en el resto de la administración pública empecemos a notar que vale la pena pagar colectivamente los servicios públicos. Seamos honestos y reconozcamos que desde la creación en el 85 de la oficina de Servicio Civil los partidos tradicionales dejaron de permitir el ingreso indiscriminado por la base de la administración pública y se quedaron sólo con los cargos privilegiados por la estrategia de Contratos de Obra, esa maravillosa artimaña que le permitía a blancos y colorados tener con sueldos de miles de dólares mensuales a sus colaboradores que se habían quedado sin cargo. Quién no recuerda a Sanguinetti protegiendo a Lausarot, presidente del BHU, cuando se destapó que el banco le pagaba un sueldo a un contrabandista de Colonia durante años sin que éste tuviera que concurrir ni un día a su trabajo. "Es una práctica común en política que se pague el trabajo en campañas con estos cargos" dijo la bestia. Y por supuesto Lausarot se quedó otro año en el cargo. Faltaba más. Eso les pasa por mandar a la gente a la escuela, los votantes terminaron por darse cuenta que ya era suficiente. Los primeros que mostraron transparencia respecto al ingreso de funcionarios fueron los del FA. De todos modos hicieron y seguirán haciendo política pendeja. O sea en vez de recurrir a la grandeza hagamos uso de la pequeñez que esgrimieron durante años los partidos tradicionales. Por ejemplo no hay que olvidarse que, en los últimos años de gobierno colorado le hicieron la vida imposible a Iglesias por impulsar y dejar casi listo el colector, "que no sirve" "que es un gastadero de plata" "que nos dejará endeudados con el BID" hoy gracias al colector heredado el FA se saca lustre diciendo que tenemos las playas que están sobre una ciudad, más limpias de América, certificadas.

ladino dijo...

Marujita querida. ¿La frase "si todas las moscas comen........." te es familiar?. El primer gobierno de Menem y el siguiente fueron buenos hasta que al muy hijo de puta se le terminaron los 7.000.000.000 de dólares de las privatizaciones. Con las joyas de la abuela todos comemos -un tiempo- jamón con melón. De Maquiavello para acá las mayorías siempre fueron manejables. Y si no preguntáselo a Chavez o Mussollini.

Marujita dijo...

Estimado ladino: estoy totalmente de acuerdo en que se puede cuestionar al gobierno de Menem por vender las joyas de la abuela, pero insisto: fue mejor que el gobierno de Alfonsín que tuvo que irse con hiperinflación en el medio de una terrible crisis económica y social y antes de cumplir su mandato. Es difícil juzgar a los que viven una situación como esa. Es lógico que en el 95 cuando aún se estaba viviendo esa situación y era díficil juzgarla, la lectura de la mayoría sea: con Menem no hay incertidumbre, los precios no aumentan. Cierto que hoy, luego de una década, se puede ver los hechos desde otra perspectiva.

El hecho de que las mayorías sean manipulables en ciertos casos y hasta llegar a casos extremos, como pasó en los casos que mencionás vos y como puede llegar a pasar en Gualeguaychú, no es un argumento para no tener en cuenta y valorar la opinión de la mayoría. El sistema democrático funciona en base a esos valores.

Kily dijo...

Preguntale hoy a los argentinos si los gobiernos de Menem fueron buenos, a ver qué te dice la mayoría. Hace cuatro años, el 80% dijo que no, que no lo quieren ver ni en figurita.

La mayoría de la gente vota de acuerdo a sus necesidades inmediatas, que no siempre se ven satisfechas por una buena gestión de gobierno, sino por medidas cortoplacistas (como las de Menem) a costa del desarrollo futuro. Eso con suerte, otra gente vota por tradición, por moda, por inercia o porque le gusta la cara del candidato.

Hasta ahora la mayoría ha decidido que tu afirmación es un disparate, Marujita. Son las reglas de la democracia.

Anónimo dijo...

excelente post, esta chica. lo de los blancos es frustrante. que no haya oposición es una cosa jodida

fafa dijo...

El gobierno de menem puede haber sido mas eficaz y expeditivo en terminos de gestión (bueno, siempre es mas fácil cuando el peronimo no es oposicion) pero a largo plazo casó mucho mas daño que el de alfonsin. Es mas, el primer gobierno de menem fue mucho mas dañino que el segundo.
Me extraña el punto de vista marujita.

Quiza quisiste decir que durante el gobierno de menem se disfruto en argentina de una mayor estabilidad y una mejor calidad de vida. Pero no creo que eso haga mejor su gobierno, se pago por esa primavera un precio mucho mas alto que por las cagadas que se mandaron los radicales del 83 en adelante.
Se que esto no es precisamente el centro de la discusion, pero no tenía ganas de dejarlo pasar

Marujita dijo...

Kily allá vos si te gusta perder el tiempo repitiendo y explicando lo mismo que yo acababa de decir.

No existen indicadores objetivos para evaluar la calidad de una gestión. Siempre son apreciaciones subjetivas, de ahí la estupidez del cuestionamiento de Lacalle Jr.

Yo no emití juicio valorativo y comparativo entre las gestiones de Menem y Alfonsión. De hecho, las dos terminaron en graves crisis económicas, sociales e institucionales.

Lo que planteé era mi percepción sobre la forma en que fueron valoradas por los votantes. Si me parece que no debería utilizarse a Menem como excusa para obviar y olvidar el fracaso de la gestión de Alfonsín.

Quedan muy pocos radicales que defiendan la indefendible gestión de Alfonsín. Desconocía que uno entraba a este blog.

Anónimo dijo...

Marujita Comentario 2: “El primer gobierno de Menem fue mucho mejor que el de Alfonsín”

Marujita Comentario 3: “Yo no emití juicio valorativo y comparativo entre las gestiones de Menem y Alfonsión”

Así cualquiera gana las discusiones...

Kily dijo...

Marujita, allá vos si no sabés reconocer errores y preferís contradecirte abiertamente.

Las tendencias electorales pueden decir muchas cosas, pero no son "el mejor argumento para evaluar la calidad de una gestión". Al menos yo mis argumentos prefiero razonarlos.

No sé si te referís a mí como el radical que defiende a Alfonsín. Si es así, no puedo más que reír. A ver, buscá dónde está mi defensa de Alfonsín.

Y me aburren las eternas discusiones en los blogs, más con especímenes como vos, así que la dejo por acá. Tampoco da para mucho más, está claro.

ladino dijo...

Le pido disculpas a Daniela porque esto se fue al carajo respecto al contenido del post. Marujita te acordás cuando los argentinos eran derechos y humanos y unas viejas locas daban vueltas en la Plaza de Mayo? A los argentinos les iba bien económicamente y no estaban dispuestos a que ningún pelotudo viniera a marchitar la fiesta. Si ya sé, a esa altura Menem todavía jugaba con su poncho y su caballo a ser Facundo Quiroga redivivo. El vino después. ¿Y cuando los argentinos de clase media viajaban a Miami a ejercer el "deme dos": televisores, equipos de audio, micro ondas y las putas heladeras que hacen cubitos qué grandes que eran, que bravo convencer a los del avión para traerlas. Gracias Menem por los favores recibidos. Pero acá en Uruguay no nos quedamos atrás, el amigo Lacalle con su hermoso atraso cambiario también se subió a la demencia dilapidante argentina. El campo desapareció, los importadores de fiesta, la balanza comercial al carajo. Eso sí, la clase media -nosotros- también nos peleábamos por gastar. Yo tuve compañeros de trabajo que en el año 93 realizaban una tarea técnica sin demasiada preparación ni exigencia que, gracias a comer zanahorias todo el año llegaron a viajar dos veces a Europa, una de las veces triangulando con NY, faltaba más! Lo que quiero decir es que opinar cuando los partidos están terminados es fácil. ¿Cuando la comida está en la mesa quién es el que no come? Hay una canción de Drexler que dice "el mundo no aprende nada, es analfabeto". Las mayorías se pueden equivocar, por eso es importante que todos tengamos buena memoria. ¡Qué bien me vendría ahora un laburito con un sueldo como el que tenía en los 90! Te juro que me olvidaría de todo.

Marujita dijo...

Anónimo eso sí es una clase de lógica.

Kily me hacés reir. Vos razonas??? Estás seguro??? Sos muy gracioso. Andá pedirle un aumento de sueldo a Lacalle Jr.

Ladino, totalmente de acuerdo con tus críticas al gobierno de Lacalle. Por eso también coincido en que para escribir la historia reciente se necesita la participación de otros especialistas además de los historiadores. Caetano puede haber dejado pasar esas cuestiones, si hubieran participado economistas sería diferente. Igualmente esto es un primer paso. Y me parece bien que en esta versión hayan participado muchos historiadores y se presenten visiones diferentes, algo que no pasaba en los libros de historia de otros tiempos. Y los blancos, siempre se han quejado y siempre van a quejarse, porque la historia siempre la escriben los que ganan.

Kily dijo...

Bueno... en realidad lo de razonar es relativo. Cuando discuto con vos, por ejemplo, me alcanza con tirar un par de obviedades. Hay quienes exigen más.

Ahora sí, me callo.

Marujita dijo...

No seas tan modesto, Kily. Ya sabemos lo que pasa en el país de los ciegos.

rudosan dijo...

Daniela:
no te sientes un poco menospreciada por la cantidad de poca bola que dieron todos estos opinantes a tu anàlisis?
porque hay que reconocer que dejaste pasar tanta discuciòn al pedo que me parece una làstima.
Debe ser que tu nota fue tan brillante que para no darte un buen auguri se pusieron poco menos que a discutir el sexo de los angeles.
Cuando lo leì me pareciò muy bueno, pero como no habìa leido ni escuchado las declaraciones a que haces alusiòn, esperè a recomponer todo el mapa y entonces la valoraciòn de tu nota fue aùn mejor.
Inclusive, como oficialista que soy, me pareciò erronea la evaluaciòn del libro sobre los gobiernos frenteamplistas montevideanos. No me parece que fuera correcta esa valoraciòn, porque hubieron y hay muchas cosas donde se errò y debe aceptarse para corregirse.
Sobre el otro debate que si mayorias democràticas son la ùnica forma de evaluar los gobiernos, me parece que se fueron al carajo.
Hitler fue un ejemplo de mayorias abrumadoras y ascenso democràtico. y despuès?
Mejor arrancar el debate para el lado de Goebbels y los Medios de Comunicaciòn de Masas, etc. no te parece?
un gran abrazo

Daniela dijo...

Las discusiones al pedo son un sello característico de este blog. Al principio calientan, pero después uno se acostumbra y hasta las anticipa. Y eso que la mitad están de vacaciones.
Igual, gracias.

parsimonia dijo...

rudosan poco me importa si naciste con esa mala leche o si la vida te humilla a cada rato, sos un bicho de mierda. Tenés que ser un soberano burro para sacar esas conclusiones. Cualquiera con dos dedos de frente se daría cuenta que la discusión tuvo que ver con el post, surge del post y no se sale del tema.

lalorubio dijo...

Daniela: excelentísimo post, serio y documentado. Respeto mucho el tiempo que seguramete dedicaste a buscar fuentes, textos, a leerlos. De verdad te felicito.

En cuanto al tema de fondo, queda demostrado que "El País" buscó manipular a sus lectores y que Lacalle y cía o no leyeron el texto original o actuaron con la misma mala fé que el periodista.

Ahora, seamos justos. Que El País sea un diario de mierda, como todos sin excepción en la ROU, que haya manipulado la noticia, no desmiente el hecho de que el FA está efectivamente jugando con los hechos para contar lo que más les conviene. Vos pusiste el ejemplo final de la IMM, pero hay muchísimos otros: están contando la historia según su hemipléjica visión de los hechos.

Lo que yo discuto es que eso sea importante y muy diferente a lo que siempre sucedió.

Toda la vida los colorados impusieron su visión histórica de la historia nacional y eso no impidió que la mayoría de nuestros historiadores actuales esté más del lado de la visión "blanca" de la misma(no me refiero a la "reciente") . Toda la vida se hizo así, y ahora el FA está haciendo lo mismo. ¿Cuál es el problema? Los adolescentes son críticos y contrariamente a lo que se dice, muy poco manipulables.

Es al revés. Con el paso de los años seguramente se repita lo que ya sucedió: se impondrá una visión contraria a la del "sistema" (antes colorado, de ahora en adelante frenteamplista). Al menos en quienes de verdad están interesados en el tema (0,0001% de la población), el resto no se interesa por esto y no es manipulable por carecer de las mínimas nociones.

En fin, que el FA hace lo mismo que siempre se hizo en este puto país (contar los hechos con hemiplejia). Y que desde el punto de la memoria histórica, eso no tiene la más mínima importancia.

Felicitaciones otra vez por tu impresinante post. Saludos.

Marujita dijo...

Por suerte ahora todos sabemos que los charrúas no fueron exterminados, que ese en realidad fue un cuento de los colorados, no sólo eso, la gran mayoría de los uruguayos tiene sangre del glorioso pueblo charrúa. Gracias a que tenemos "la mirada de los blancos" sobre la historia, sino no se que sería de nosotros.

lalorubio dijo...

Daniela, por respeto a tu blog y al tiempo que te llevó elaborar este excelentísmo post, voy a ignorar la última memez de la enésima marujita. Que conste en actas.

Daniela dijo...

Lalo, lo bien que hacés. Y gracias por todo.